domingo, 7 de mayo de 2017

Nueva emboscada de la guerrilla naxalita contra tropas reaccionarias en Andhra Pradesh


5 de mayo de 2017
 
Un Guardia Nacional, identificado como Jeque Valli, resulto muerto tras la explosión de una mina colocada por la guerrilla naxalita en el tramo de Balapam a Lothugedda en el distrito de Visakhapatnam, informa The Times of India.
 
El ataque fue realizado contra un destacamento policial que realizaba tareas contrasubversivas en Andhra Pradesh.
 
------------

Cuarto ataque de la guerrilla naxalita en 48 horas en Gadchiroli



Un soldado de la anti-maoísta Unidad Especial C-60 de la Policía de Maharashtra murió y otros 19 resultaron heridos por la explosión de una mina accionada por la guerrilla naxalita contra un vehículo blindado policial en el distrito de Gadchiroli (Maharashtra) este miércoles por la noche. El comando Talami Suresh (26) sucumbió a sus heridas, los otros fueron trasladados heridos a Nagpur. El ataque fue el cuarto en contra de las fuerzas de seguridad en el distrito de Gachiroli, bordeando Chhattisgarh, durante las últimas 48 horas.

El ataque se produjo cuando las fuerzas policiales reaccionarias estaban en camino de la localidad de Koaprsi donde se había producido un enfrentamiento entre la guerrilla naxalita y la policía el miércoles por la mañana, resultando un soldado de la CRPF y dos policías heridos en la explosión de una mina. Los 20 comandos policiales estaban llevando a cabo una operación de búsqueda de los guerrilleros responsables del ataque anterior cuando resultaron emboscados.
 
 
-------------

Video - Reportaje especial sobre el Camarada Kishanji, dirigente naxalita torturado y asesinado por la reacción




El 24 de noviembre de 2011 el Camarada Kishanji fue secuestrado, torturado y ejecutado por la reacción india. Después de su detención se le mantuvo incomunicado 24 horas, en las cuales fue brutalmente torturado, hasta asesinarlo de manera brutal.
 
La vida de Kishenji estuvo llena de lucha y amor por su pueblo y los oprimidxs. Su trabajo siempre estuvo intrínsecamente unido con las masas, era un gran estratega e incluso tuvo grandes habilidades literarias. Inició su trabajo en Andhra Pradesh, pero en 1990 fue enviado a Bengala del Oeste. Décadas después de que en una pequeña aldea de Bengala del Oeste, llamada Naxalbari, comenzara el movimiento maoísta, Kishenji volvió a llevar la revolución.

------------

martes, 2 de mayo de 2017

Emboscada que causo 26 policias muertos en el centro de la India: el 70% de los atacantes fueron mujeres


Al menos 26 policías murieron el pasado 24 de abril en una emboscada del comunista Ejército Guerrillero de Liberación Popular (PLGA) en el estado indio de Chhattisgarh, en el distrito de Sukma. Fue la emboscada más importante y eficaz de la guerrilla naxalita desde abril de 2010, en Chhattisgarh.
 
Según declaraciones de soldados sobrevivientes de la emboscada los guerrilleros atacantes eran mayoritariamente mujeres.

Uno de los soldados dijo que las mujeres naxalitas que atacaron a los soldados con AK-47
eran más en comparación con los hombres.
 
Otro soldado dijo que después de matar a los soldados las mujeres robaron las armas y huyeron.
 
 
 
INDIA: EL PAPEL DE LAS MUJERES EN LA DIRECCIÓN DE LA GUERRA POPULAR CRECE A PASOS AGIGANTADOS
Nota – El creciente papel de las mujeres indias en los organismos de dirección del Partido Comunista de la India (Maoísta), en el Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP) y organizaciones de masas revolucionarias en la Guerra Popular en curso que dirige el PCI (Maoísta) no pasa desapercibido a los medios de comunicación de la burguesía india. Reproducimos a continuación un amplio extracto del reciente artículo  “Las mujeres naxalitas ocupan un papel de combate”, de  Rabindra Nath Choudhury, publicado en la web del periódico indio The Asian Age y que  Gran Marcha Hacia el Comunismo ha traducido al español:

 
LAS MUJERES NAXALITAS OCUPAN UN PAPEL DE COMBATE
Rabindra Nath Choudhury
The Asian Age - Raipur – 14 Octubre 2014
La dirección del PC de la India (Maoísta) ha efectuado últimamente un cambio radical estructural en la organización involucrando a cada vez más cuadros femeninos en tareas de combate asegurando su rápido ascenso en la jerarquía rebelde, declararon fuerzas de la inteligencia el martes. El cambio en la estructura organizativa ha sido planteado desde un punto de vista estratégico para transformarla de una organización con dominio masculino a una orientada a la mujer.
En 2008 la máxima jerarquía de los maoístas apenas se componía de un 25 por ciento de mujeres. Ahora la representación de las mujeres en la jerarquía máxima ha crecido a pasos agigantados hasta un 60 por ciento. Esto indica claramente que el PCI (Maoísta) está encaminándose a una fuerza radical dominada por mujeres en los próximos tiempos.
Los informes de la inteligencia han mostrado que la tendencia de varones maoístas dirigiendo unidades de combate se ha invertido recientemente con dirigentes femeninos actualmente encabezando varios pelotones y compañías del Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP) así como varios comités de área y comités de división del PCI (Maoísta). Los recientes nombramientos de Sujata como líder del comité militar del Estado de Dandakaranya, Niti como jefe del comité de la división de Bastar Sur y Madhavi al frente del comité de la división de Bastar Occidental, son un ejemplo de ello.
Antes, el papel de los cuadros femeninos estaba restringido a asistir a sus compañeros masculinos en sus respectivas unidades. Ahora, los cuadros femeninos han sido  reclutados en papeles de combate. La emboscada del año pasado al convoy del Partido del Congreso en Jiram Ghati en el distrito Bastar de Chhattisgarh, en que resultaron muertos 27 miembros del mismo, fue un testimonio de ello. Se descubrió que  las mujeres rebeldes superaban en número al de varones rebeldes en el grupo de combate. También a los cuadros femeninos se ha dado papeles significativos en tareas de rango menor.
 
------------

martes, 25 de abril de 2017

Muertos 26 policías en una emboscada de la guerrilla naxalita en el centro de la India


 
24 de abril de 2017


Al menos 26 policías han muerto este lunes en una emboscada del comunista Ejército Guerrillero de Liberación Popular (PLGA) en el estado indio de Chhattisgarh, en el distrito de Sukma. Esta es la emboscada más importante y eficaz de la guerrilla naxalita desde abril de 2010, en Chhattisgarh.

Los guerrilleros naxalitas atacaron a los policías en torno a las 12:45 horas cuando los agentes, unos 150, escoltaban a un grupo de trabajadores destinados a la construcción de una carretera considerada clave estratégicamente por las autoridades para acabar con la insurgencia maoísta, informan los medios de comunicación indios.

"Un equipo de rescate fue enviado de inmediato a la zona y se está realizando un peinado" en busca de los atacantes", ha explicado el subinspector general de la Policía de Dantewada, P. Sunderraj.
 
El ataque, muy planificado, se produjo alrededor de las 13h, mientras que los soldados del 74ª Batallón de la Fuerza Central de Reserva Policial (CRPF) estaban tratando de limpiar un área para un grupo industrial para la construcción de una carretera. Más de 300 guerrilleros naxalitas equipados con AK-47 y armas automáticas los atacaron. Los heridos fueron repatriados por aire.

Fuentes policiales han indicado que los agentes estaban comiendo cuando los guerrilleros atacaron. "Primero los naxalitas enviaron a aldeanos para concretar nuestra localización. Entonces casi 300 naxalitas nos atacaron. Nosotros también disparamos y hemos matado a muchos", ha relatado uno de los policías, Sher Mohammed, citado por la agencia de noticias india ANI.

Este ha sido el ataque más grave de los naxalitas en los últimos siete años. En 2010 murieron 75 policías en esa misma región y el pasado 11 de marzo otros doce policías fallecieron en una emboscada similar.

La construcción de unos 20 kilómetros de carretera se ha convertido en la batalla clave del conflicto entre las fuerzas de seguridad y los naxalitas, ya que su terminación daría a las autoridades acceso directo al corazón de la insurgencia maoísta.
 
------------

lunes, 24 de abril de 2017

Organizaciones de masas rinden homenaje al Camarada Prudvi, joven guerrillero naxalita asesinado por las fuerzas de seguridad



El 23 de octubre de 2016 en un ataque conjunto de la policía de Andhra y Odisha a un campamento de la guerrilla naxalita en  la aldea de Ramaguda en el distrito de Malkangiri fueron asesinados brutalmente 31 ocupantes del campamente entre guerrilleros y pobladores locales que les prestaban apoyo. Entre los asesinados estaba el Camarada Prudvi.

Declaración de CPI (Maoista) sobre la masacre de Malkangiri:

http://revolucionnaxalita.blogspot.com.es/2016/11/declaracion-de-cpi-maoista-sobre-el.html

En el video se puede ver el homenaje que rindieron al Camarada Prudvi organizaciones de masas en Odisha y se puede ver el gran apoyo popular que goza la guerrilla naxalita.

-----------

domingo, 23 de abril de 2017

50 años de la Rebelión de Naxalbari

Mural realizado en la India dedicado al 50 aniversario de la rebelión de Naxalbari


"Las ráfagas del viento de Naxalbari arrancaron décadas de hedor revisionista e incitaron a la rebelión"
 
"Naxalbari hizo temblar literalmente al país entero. La furia reprimida de los más pobres de la sociedad, de los adivasis y de los dalits , además de otros campesinos pobres y sin tierra, estalló en rugientes tormentas de furia revolucionaria en numerosos lugares en todo el país".


En 1967 una gran insurrección de obreros y campesinos de la región de Naxalbari (de ahí­ que se denomine naxalitas a los revolucionarios maoí­stas indios) se alzaba contra la opresión feudal de las castas aristocráticas de la región.
 
Hace 50 años, la rebelión armada de los campesinos de Naxalbari, una aldea en el estado de Bengala Occidental, fue la causa de una conflagración revolucionaria en la India. Siglos de grilletes de opresión y explotación fueron atacados. Los revisionistas apelaron a continuar viviendo tan obedientemente como los esclavos pero fueron ignorados con desdén. Los campesinos pobres y pisoteados se atrevieron a tomar el poder político y a expropiar los frutos de su trabajo a los odiados terratenientes.
 
Empuñando armas rudimentarias, palos, hoces y machetes, se levantaban contra el gobierno indio, que respondió con una represión atroz que costó miles de vidas y el arrasamiento de pueblos y comarcas enteras, cuyos habitantes tuvieron que huir y esconderse en los bosques cercanos.

Naxalbari hizo temblar literalmente al país entero. La furia reprimida de los más pobres de la sociedad, de los adivasis y de los dalits (tribus e "intocables" de la sociedad de castas), además de otros campesinos pobres y sin tierra, estalló en rugientes tormentas de furia revolucionaria en numerosos lugares en todo el país. Las ráfagas del viento de Naxalbari arrancaron décadas de hedor revisionista e incitaron a la rebelión, a cientos de cuadros, atrapados en partidos como el PCI y el PCM1. En Calcuta y en un número de pequeños centros industriales, grandes grupos de trabajadores y de gente pobre urbana, rompieron con los lugartenientes sindicales. Un gran número se lanzó a la batalla, luchando en la vanguardia de la revolución agraria armada como proletarios conscientes de clase. Muchos sectores sociales, como profesionales, académicos y otros, se unieron al festival revolucionario de las masas. Naxalbari contagió a toda una generación de jóvenes y estudiantes, y encauzó el vigor revolucionario de miles de jóvenes, prendidos de los ideales comunistas de servir al pueblo y de autosacrificio por la causa de la revolución.

A pesar de largos períodos de dominación revisionista anteriores a Naxalbari, el movimiento comunista en la India también tuvo una inspirado­ra historia de lucha revolucionaria. Fueron notables los cinco años de la lucha armada de Telengana a fines de los años 40, la cual logró establecer el poder rojo en cientos de aldeas durante su apogeo, pero a la cual, luego, la traicionó la dirección del PCI.

Naxalbari elevó el proceso de ruptura con los revisionistas y de forjar una auténtica vanguardia comunista a una nueva y superior etapa. En 1969, se dio un audaz paso: se formó el Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista), bajo la dirección de Charu Mazumdar. El congreso de fundación del PCI(ML), que se celebró en 1970 en medio del avance de la lucha armada, adoptó un programa que caracterizó a la sociedad como semifeudal y semicolonial, e identificó los blancos de la revolución como el feudalismo, el capitalismo comprador-burocrático, y el imperialismo y el socialimperia­lis­mo (como el representado por el entonces existente bloque soviético). El congreso fijó las tareas en la etapa de una revolución de Nueva Democracia y el camino de la Guerra Popular prolongada.



-----------

A esto lo llamamos progreso

 


Por Arundhati Roy

Traducido para el CEPRID por Mar Samos, enero 2013

No sé hasta dónde retroceder en la historia para empezar, así que voy a poner el hito en el pasado reciente. Voy a empezar en los primeros años noventa, poco después de que el capitalismo ganase su guerra contra el comunismo soviético en las montañas inhóspitas de Afganistán. El gobierno de la India, que fue durante muchos años uno de los líderes del movimiento de los no alineados, de repente se convirtió en un país completamente alineado y comenzó a autodenominarse el aliado natural de los EEUU e Israel, y abrió sus mercados protegidos al capital global. La mayoría de la gente habla de las guerras medioambientales pero en el mundo real es muy difícil separar esas guerras de todo lo demás: la guerra contra el terrorismo, por ejemplo; el uranio empobrecido, los misiles, el hecho de que fuese el complejo militar-industrial quien verdaderamente sacó a los EE.UU. de la Gran Depresión y que, desde entonces, las economías de Estados Unidos, de muchos países europeos y ciertamente la de Israel, han tenido intereses en la fabricación de armas. ¿De qué sirven las armas si no se van a utilizar en las guerras? Las armas son absolutamente esenciales, no solo para conseguir el petróleo u otros recursos naturales, sino para el complejo militar-industrial en sí mismo pues para seguir adelante necesitan armas.
 
Hoy, mientras hablamos, los EEUU, y quizás China e India, están inmersos en una guerra por el control de los recursos de África. Miles de soldados estadounidenses así como escuadrones de la muerte están siendo enviados a África. El presidente "Yes We Can" ha extendido la guerra de Afganistán a Pakistán. Allí atacan con aviones no tripulados matando niños como si fuera la cosa más normal.
 
En la década de 1990, cuando la India abrió sus mercados, cuando desmanteló todas las leyes que protegían a los trabajadores, cuando se privatizaron los recursos naturales, cuando ese proceso se puso en marcha, el gobierno de la India abrió dos cerrojos: uno que cerraba los mercados, y otro que bloqueaba una antigua mezquita del siglo XIV, un espacio disputado por hindúes y musulmanes. Para los hindúes era el lugar donde nació Ram, y los musulmanes, por supuesto, lo utilizan como mezquita. Al abrir ese cerrojo, la India puso en marcha una especie de conflicto entre las comunidades mayoritaria y minoritaria, una forma de dividir a la gente constantemente. Encontrar maneras de dividir a la gente es la práctica principal de cualquiera que esté en el poder.
 
La apertura de estos dos cerrojos desató dos tipos de totalitarismos en la India: uno fue el totalitarismo económico y el otro era el fundamentalismo hindú. Estos procesos crearon lo que el gobierno denomina “terrorismo”. Había terroristas islamistas y había lo que hoy el gobierno llama "maoístas", que son cualquier persona que se resiste al proyecto de la civilización, del progreso, del desarrollo. Alguien que se resiste a la desposesión de sus tierras o a la destrucción de los ríos y los bosques, es hoy un maoísta. “Maoístas” son el extremo más militante de un ancho de banda de los movimientos de resistencia que tiene a los “Gandhistas” en el otro extremo del espectro. El tipo de estrategia que la gente adopta para resistir la embestida del capital global es muy a menudo no una opción ideológica sino una elección táctica, dependiendo del paisaje en el que se libran las guerras.
 
Desde 1947, desde que se convirtió en una república soberana, la India viene desplegando su ejército en contra de lo que llama su propio pueblo. Ahora, gradualmente, aquellos Estados donde desplegaron tropas son estados en los que la gente lucha por su libre determinación. Son estados a los que el Estado descolonizado de la India colonizó de inmediato. Actualmente esas tropas están defendiendo los derechos del gobierno para construir grandes embalses y proyectos de energía, para llevar a cabo los procesos de privatización. En los últimos cincuenta años, más de treinta millones de personas han sido desplazadas solo por los grandes embalses en la India. Por supuesto, la mayoría de ellos son indígenas o personas que viven de la tierra.
 
El resultado de veinte años de este tipo de libre-mercado y del fantasma del terrorismo es el vaciamiento de la democracia. Veo un montón de gente que usa el término democracia como una buena palabra, pero en realidad, si lo pensamos, la democracia hoy en día no es lo que era. Hubo un tiempo en que el gobierno estadounidense derribaba democracias en América Latina y en cualquier lugar. Hoy en día desata guerras para implantar la democracia. Se han llevado la democracia al taller y la están vaciando.
 
En la India, cada una de las Instituciones ya sean los tribunales o el Parlamento, o la prensa, han sido vaciadas y puestas al servicio del libre mercado. Hay rituales vacíos para ocultar lo que realmente sucede, y es que la India sigue militarizándose, sigue convirtiéndose en un estado policial. En los últimos veinte años, después de haber abrazado al libre mercado, doscientos cincuenta mil agricultores se han suicidado debido a que fueron encadenados a la deuda. Esto nunca ha sucedido antes en la historia humana. Sin embargo, es obvio que cuando el “establishment” tiene que elegir entre agricultores suicidas y terroristas suicidas, usted ya sabe por cuáles van a apostar. No les importa esa estadística ya que le ayudan; lo lamentan, hacen algo de ruido, pero siguen con lo que están haciendo.
 
Hoy en día la India tiene más habitantes que todos los países más pobres de África juntos. El 80 por ciento de su población vive con menos de veinte rupias al día, lo que es menos de cincuenta centavos al día (menos de cuarenta céntimos de euro). Ese es el contexto en el que los movimientos de resistencia están operando.
 
Por supuesto la India tiene poder mediático -no conozco a ningún otro país con tantos nuevos canales de noticias, todos ellos financiados o propiedad directa de las empresas, incluyendo las mineras y las de infraestructuras. La gran mayoría de las noticias están financiadas por publicidad corporativa, así que pueden imaginar lo que pasa con eso. El primer ministro de la mayor democracia del mundo, Manmohan Singh, que fue más o menos colocado por el FMI, no ha ganado unas elecciones en su vida. Se presentó una vez y las perdió, pero a continuación le pusieron donde está. Él fue quien siendo ministro de finanzas desmanteló todas las leyes y abrió las puertas de la India al capital mundial.
 
En una ocasión yo estaba en una reunión con los trabajadores del hierro, y Manmohan Singh, entonces primer ministro, había sido el líder de la oposición en el Parlamento. Un poeta Hindi leyó un poema titulado "¿Qué hace Manmohan Singh estos días?" cuyas primeras líneas eran: "¿Qué hace Manmohan Singh estos días? ¿Qué hace el veneno una vez dentro del torrente sanguíneo?". Ellos sabían que lo que tuviera que hacer ya estaba hecho y ahora era solo cuestión de que siguiera su curso.
 
En 2005, durante el primer mandato del actual gobierno indio, éste firmó cientos de “Memorandos de Entendimiento” (MOUs) con las empresas mineras, con las empresas de infraestructuras y otras, para la explotación de una gran porción de las tierras boscosas de la India central. Se estima que en la India hay unos cien millones de indígenas y si usted mira un mapa de la India, los minerales, los bosques y la población indígena están todos apilados, una capa sobre otra. Muchos de estos “Memorandos de Entendimiento” se firmaron con estas empresas mineras en el 2005. En ese momento, en el estado de Chhattisgarh, que es donde esta gran guerra civil se está desarrollando ahora, el gobierno reclutó a una milicia tribal, financiada por estas empresas, básicamente para que atravesaran la selva limpiándola de gente con el fin de ejecutar los “Memorandos de Entendimiento”. Los medios de comunicación comenzaron a llamar a esta franja de bosque el "Corredor maoísta." Algunos de nosotros la llamábamos el "Corredor MOUista". Por entonces anunciaron una guerra llamada "Operation Green Hunt". Doscientos mil paramilitares empezaron a entrar en los bosques, junto con la milicia tribal, para limpiarla de lo que el gobierno llamaba Maoístas.
 
El movimiento maoísta, con distintas caras, ha existido en la India desde 1967, año en que se produjo el primer levantamiento. Sucedió en una aldea de Bengala Occidental llamada Naxalbari, por lo que los maoístas son a veces llamados naxalitas. Por supuesto que es un partido clandestino, prohibido. Ahora cuenta con un Ejército Guerrillero Popular de Liberación. Miles de personas han muerto en este conflicto. Hoy en día hay miles de personas en la cárcel, y todos ellos son llamados maoístas, aunque realmente no todos lo son porque, como ya he dicho, hoy en día a quien resiste se le conoce como terrorista. Han hecho equivalentes Pobreza y Terrorismo. En los estados del noreste tenemos leyes como la Ley de Poderes Especiales de las Fuerzas Armadas que permite a los soldados matar ante una sospecha. En toda la India tenemos la Ley de Prevención de Actividades Ilegales que básicamente considera delito pensar en contra del gobierno, lo que puede penarse con hasta siete años de cárcel.
 
Este es el ambiente que se estaba creando, y los medios de comunicación participaban en esta orgía de "maoístas-terroristas." A estos se les confundía con el Lashkar-e- Taiba*, por lo que se les podía ver en la televisión con pasamontañas y AK-47, y la clase media literalmente clamaba venganza. Por entonces yo había escrito un par de artículos sobre el asunto y cuando mencioné a la minería los presentadores de televisión me miraron como si estuviera loca. ¿Cuál era la relación entre guerrilleros “malos” y corporaciones mineras “buenas”? En mi libro “Notas de campo sobre la democracia” hay una parte que trata de cómo el Tribunal Supremo de la India dictó una sentencia dando por imposible acusar a una corporación de mala praxis.
 
En pocas palabras, eso dice.
 
Si nos fijamos en la historia de la lucha por la tierra en la India, lo que es realmente triste es que después de que la India se independizara la reforma agraria fue una de las tareas más importantes en la agenda del nuevo gobierno. Esta fue, por supuesto, pervertida por los políticos, que eran gente de clase alta, propietarios de tierras. Ellos introdujeron tantas salvedades en el ordenamiento jurídico que no hubo redistribución alguna. Por ello, en la década de 1970, poco después del comienzo del movimiento naxalita, cuando los primeros levantamientos, lo que se buscaba era la redistribución de la tierra. El movimiento decía “la tierra para quien la trabaja”. Fue aplastado; enviaron al ejército. El gobierno de la India, que se dice democrático, nunca duda en llamar al ejército. Hoy en día la gente ha olvidado por completo la idea de la redistribución. Ahora la gente está luchando solo para aferrarse a lo poco que tienen. A eso lo llamamos "progreso." El ministro del Interior, según se afirma, quiere al 70 por ciento de la India viviendo en las ciudades, lo que significa que quiere entre 500 y 600 millones de personas desplazándose. ¿Cómo hacer que eso suceda si no es convirtiéndose en un estado militar? ¿Cómo hacer eso si no es construyendo grandes embalses y grandes proyectos térmicos y con energía nuclear?
 
En muchos sentidos, hemos retrocedido. Hasta las políticas más radicales las ponen en práctica personas que tienen el privilegio de poseer la tierra. Hay millones y millones de personas que no tienen tierras, que son personas asalariadas, mal pagadas, viviendo en los márgenes de gigantescas metrópolis que componen la India de hoy. La política sobre la tierra es radical en un sentido, pero en otro ha dejado fuera a los más pobres, porque están fuera de la ecuación. No hablamos ya más de justicia. Ninguno de nosotros lo hace; sólo hablamos de derechos humanos o de supervivencia. No hablamos de redistribución. En Estados Unidos 400 personas poseen más riqueza que la mitad de la población estadounidense. No deberíamos estar diciendo que los ricos paguen impuestos, sino que deberíamos decir “tomemos su dinero y redistribuyámoslo, tomemos sus bienes y redistribuyámoslos”.
 
***
 
Hoy en día, una de las mayores batallas que se libran en la India es por la extracción de bauxita, la principal mena del aluminio, que es esencial para el complejo militar-industrial. Hay bauxita en las montañas de Orissa y Chhattisgarh por valor de cuatro billones de dólares. Son hermosas las montañas de bauxita; son montañas de cumbres planas. La bauxita es una roca porosa y cuando llueve las montañas absorben el agua, son como tanques de agua; dejan que el agua salga por los dedos de sus pies y que riegue las llanuras. Las compañías mineras, que han comprado la bauxita por un pequeño “royalty” al gobierno de la India, ya lo han vendido en el mercado de futuros. Para la población local, la bauxita en la montaña es la fuente de su vida y su futuro, su religión y todo. Para la empresa de aluminio, la montaña es sólo una instalación de almacenamiento barato. Ya está vendida, de manera que la bauxita ha de salir sea pacífica o violentamente.
 
El gobierno indio, la mayor democracia del mundo, tiene la intención de sacar al ejército para que luche en la India central contra los pueblos más pobres del mundo.
 
Mucha de la violencia y la represión del gobierno indio la subcontrata a grupos mafiosos; no siempre actúa como Estado. A menudo, los académicos o los periodistas o estos presentadores idiotas de los estudios de televisión iniciarán un debate basado en la pregunta “¿es la violencia moral o inmoral?” (envíe un sms con su respuesta, ya).
 
Por supuesto, la gente no necesariamente funciona así. Usted puede ser maoísta en el bosque y un Gandhi en la calle. Puede cambiar de identidad dependiendo de lo que más le convenga tácticamente; no es como si tuviésemos que jurar ser esto o lo otro. Algunas personas lo hacen, otras no. Creo que lo que sucede en la India es que hay algo falso en este debate porque está impregnado de una especie de falsa moralidad. Después de todo, si la gente de la clase media apoyara esa lucha -lo que es un oxímoron, no lo harán-, entonces entendería que dijeran que todos deberíamos unirnos y hacer una huelga de hambre. Pero si usted va a alejarse de ese pueblo que ha sido rodeado por un centenar de policías y lo están quemando, entonces es inmoral que ensaye una conferencia para decirles cómo deberían protegerse. Muy a menudo, cuando vemos lo que se hace con las personas, sentimos ira y humillación si no hay respuesta. La gente me pregunta por qué escribo y respondo que es para no ser humillada. Yo no escribo para nada más que para no ser humillada. Cada vez que escribo me digo que no voy a hacerlo más, pero es como que no puedo contenerlo dentro de mi cuerpo; escribo y es un alivio.
 
Como escritora, si sabes algo y lo silencias, es como morir. Entre las diferentes opciones del miedo, sigo prefiriendo escribir a no escribir.
 
***
 
Durante muchos años he estado escribiendo y siguiendo los movimientos de resistencia y de la nueva política económica. Siempre me ha parecido que las posibilidades de llegar a la desesperación son mucho mayores en los hogares de la clase media que en el terreno donde la gente está luchando. La clase media puede elegir entre la esperanza y la desesperación igual que pueden elegir entre champú para cabello seco y para cabello graso; tienen la posibilidad de elegir entre hacer política y hacer diseño (de interiores). Las personas en lucha no tienen elección; están luchando y se concentran y saben lo que están haciendo. Polemizan mucho entre sí, por supuesto, pero eso está bien.
 
Cuando aterricé en Nueva York, una de las primeras cosas que hice fue ir a la ocupación de Wall Street, porque quería ver quiénes eran, de qué se trataba y cómo conectan con las cosas por las que hemos estado luchando y escribiendo. Independientemente de lo que son las diversas tendencias y del hecho de que el movimiento no tiene reivindicaciones y que no tiene líderes identificables, es evidente que hay una conexión entre lo que está pasando en el movimiento Occupy y lo que está sucediendo en la India. Esa conexión es la de la exclusión. Estas son las personas que están excluidas. Claramente no son las 400 familias que poseen más riqueza que la mitad de los estadounidenses. No son los cientos de personas en la India que son dueños del 25 por ciento del PIB de la India.
 
Mientras muchos de nosotros creemos en la revolución y en que el sistema debe ser derribado, ahora mismo, lo menos que se puede pedir para empezar es poner un límite a todo esto. Soy una cappist y una liddite**. Tenemos que decir un par de cosas: una es que ningún individuo puede tener una cantidad ilimitada de riqueza. Ninguna corporación puede tener una cantidad ilimitada de riqueza. Este tipo de participaciones cruzadas en la propiedad de las empresas realmente debe acabar.
 
En la India, Tatas es la mayor multinacional. Son dueños de las minas de hierro, de las plantas de fabricación del acero, de la sal yodada y son los proveedores de televisión. Los que fabrican camiones, subvencionan activistas, lo hacen todo. Hay una empresa de hierro y aluminio llamada Jindal. Tienen minas de hierro, plantas siderúrgicas. El director ejecutivo (en el original, CEO) es miembro del Parlamento. También creó la Fundación de la Bandera Nacional, porque obtuvo el derecho a enarbolar la bandera nacional en su casa. Dirigen una escuela de derecho internacional a las afueras de Delhi, que es como un campus de Stanford, en medio de la miseria más increíble que podamos imaginar. Tienen profesorado que llega de todas partes del mundo cobrando salarios elevados. Ellos financian y promueven a artistas de vanguardia que trabajan con acero inoxidable. Recientemente hicieron un taller de protesta para el cual llegaron en avión activistas a este campus increíblemente elegante donde hicieron poesía de protesta y consignas de protesta. Ellos son dueños de todo, son propietarios de la resistencia, de las minas, del Parlamento, de la bandera, de los periódicos. No dejan que nada se les escape. Estas son algunas cosas simples que tienen que acabar. Berlusconi controla indirectamente el 90 por ciento de los medios de comunicación en Italia, así que ¿qué más da que no sea el Presidente?
 
Es una especie de locura que también podría tener algunas soluciones simples. Por ejemplo, tal vez los niños no deban heredar la riqueza que sus padres amasan. Todos podemos encontrar algunas soluciones simples como ésta, que nos llevarían a direcciones correctas.
 
Notas de la traductora:
 
• * Lashkar-e-Taiba: literalmente, “Ejército de los Puros”, movimiento radical islamista originario de Cachemira. Surgido en Afganistán en 1990. (Fuente Wikipedia)
 
• ** “A cappist and a liddite”, en ingles en el original, adjetivan dos términos “cap” y “lid” que tienen el sentido de poner límite (cap) y poner tapa, techo (lid), a lo que está sucediendo. Lo que no deja claro en el texto es el contenido exacto de su autodefinición.
 
Este texto es la transcripción del discurso pronunciado en la conferencia “La Tierra en Riesgo”, sobre los malos usos de la democracia y el poder revolucionario de la exclusión.
 
------------

martes, 4 de abril de 2017

Los naxalitas utilizan grandes paneles solares para hacer funcionar sus imprentas clandestinas.


RAIPUR: Las fuerzas de seguridad se sintieron confundidas al encontrar una imprenta de prensa contemporánea instalada por el ilegalizado Partido Comunista de la India (Maoísta) en una montaña en el remoto terreno boscoso de Madopara, en el distrito de Sukma, al sur de Chhattisgarh.

La unidad de impresión, que según se informa fue utilizada para publicar documentos, declaraciones y otras publicaciones de la organización prohibida, fue finalmente destruida por los soldados.
 
En varios pueblos distantes en las áreas inhóspitas de la zona de conflicto de Bastar con necesidad de fuentes de alimentación fuera de la red, los naxalitas parecen haber encontrado su manera de aprovechar el poder del sol con placas solares para generar electricidad para su uso.
 

"Durante una operación de búsqueda, las fuerzas de seguridad encontraron una pequeña imprenta instalada en la parte superior de la montaña, alimentada por paneles solares portátiles, donde se trazaron algunos documentos impresos y otras publicaciones de los naxalitas ", dijo un alto funcionario de policía.

El equipo, la máquina de impresión y las baterías eran bastante pesadas para llevar, y fueron destruidas por las fuerzas de seguridad.
 
Fuente:   The New Indian Express
 
-----------

Naxalitas aniquilan a un ex mercenario del grupo paramilitar Salwa Judum


 
 
4 de abril de 2017
 
El 3 de abril combatientes naxalitas del Ejército Guerrillero de Liberación Popular dieron muerte a un ex activista de Salwa Judum (grupo paramilitar fascista) en el distrito de Bijapur , informa Indian Express .
 
 Modiam Somlu (50 años) fue aniquilado por los naxalitas en la aldea de Loharpara. Somlu, originario de la aldea Pundri, había ido a Loharpara, a unos 400 kilómetros de Raipur, para traer 'sulfi' (una bebida popular entre tribales) cuando un grupo de guerrilleros naxalitas le emboscaron.
 
Salwa Judum (Campaña por la Paz) es un movimiento paramilitar contrainsurgente organizado por el gobierno indio que se inspira en las “aldeas estratégicas” creadas por los yankis en Vietnam y que se basan en utilizar a civiles para enfrentar a la insurgencia comunista. Este grupo paramilitar es responsable de numerosas muertes y excesos en las zonas de influencia naxalita. Mas información sobre este grupo paramilitar en este enlace: http://www.lahaine.org/index.php?p=20182 
 
----------

sábado, 1 de abril de 2017

FDLP-EC: LIBERTAD Dr Ssaibaba




El Dr. Saibaba es el claro ejemplo de cómo un verdadero hijo del pueblo debe asumir la ideología, cómo defenderla y cómo llevarla a la práctica aún desde condiciones difíciles.
Desde temprana edad, el Dr. Saibaba, tiene una seria patología que devino en una significativa discapacidad de sus extremidades inferiores, razón por la cual tiene que hacer uso permanente de una silla de ruedas para movilizarse.
Académico, íntimamente ligado a las luchas del pueblo en la India, sobre todo de aquella que se opone y condena la campaña de “tierra arrasada” que lleva adelante el aparato militar de la India (Green Hunt). De hecho, las hienas de la reacción de ese país lo dibujan como un peligro para la “seguridad” del viejo Estado. Es así, un hijo del pueblo, con limitación motora es un “peligroso enemigo” para el viejo poder burocrático terrateniente en la India. Bajo esa consideración, las rancias autoridades de ese país han condenado al Dr Saibaba a cadena perpetua.
Una vez más el pueblo del Ecuador manifiesta su más profundo rechazo a la decisión de las autoridades indias que yéndose en contra de toda norma del derecho internacional, de aquello que rimbombantemente llaman “derechos humanos”, pero sobre todo, contra los derechos del pueblo y aquellos que atañen al Dr. Saibaba, lo han sentenciado de por vida a la cárcel, privándole no solo de su libertad, sino de sus derechos a atención médica.
La insania predadora del viejo Estado busca ensañarse con el Dr. Saibaba pretendiendo constreñir o neutralizar la creciente propuesta popular que entre otras tantas manifestaciones, en la India, se presenta de la forma más elevada, la guerra popular.
"Al hombre le pueden quitar las cosas menos lo que tiene acá (en el cerebro), a nadie se lo quitan, así lo maten" manifestó el Presidente Gonzalo cuando fue detenido en Lima en 1992. Y es así, lo pueden torturar, tomar en calidad de prisionero, pero la ideología está ahí por sobre todas las cosas, y eso, imposible ponerlo entre cuatro paredes.
El pueblo del Ecuador exige la inmediata libertad del Dr. Saibaba y excita a los pueblos oprimidos del mundo a mantener una sostenida campaña internacional hasta conquistar el cometido: la libertad del Dr. Saibaba.


¡LIBERTAD PARA EL DR. SAIBABA!
¡VIVAN LAS LUCHAS DEL PUEBLO EN LA INDIA!
¡ALTO A LA VIOLENTA Y CRECIENTE REPRESIÓN DEL VIEJO ESTADO EN LA INDIA!

Frente de Defensa de Luchas del Pueblo Ecuador.


--------

martes, 21 de marzo de 2017

Condenan a cadena perpetua a 13 trabajadores de la fábrica Maruti Suzuki que protagonizaron una rebelión contra condiciones de explotación y tratos denigrantes



Foto de la fábrica tras la rebelión de los trabajadores

 
 
Los disturbios en la fábrica de Maruti Suzuki estallaron tras el despido de un empleado que había abofeteado a un directivo después de que este le infligiera un trato denigrante.
 
91 trabajadores fueron arrestados por los disturbios
 
Los disturbios obligaron a cerrar la planta de autos Suzuki



18 de marzo de 2017

Un tribunal indio condenó el pasado sábado a cadena perpetua a trece trabajadores de la compañía automovilística Maruti Suzuki por la muerte de un directivo de la empresa, que fue quemado vivo, durante una protesta de los trabajadores, contra las condiciones laborales y el trato denigrante que recibían, en el estado septentrional de Haryana en 2012.

La corte, que ya había declarado culpables el 10 de marzo a los acusados, también impuso una pena de 5 años a otros cuatro antiguos trabajadores de Suzuki Maruti y una multa de 2.500 rupias (unos 35,5 euros) a catorce por su participación en los hechos, informó la agencia local PTI.

El estallido de los trabajadores tuvo lugar en agosto de 2012, cuando hubo una rebelión en la fábrica de Maruti Suzuki debido al despido de un trabajador que había abofeteado a un directivo después de que este le infligiera un trato denigrante.

El problema se inició cuando se produjo un altercado entre un supervisor y un trabajador, pero este último fue despedido de inmediato, lo que originó una protesta multitudinaria en la planta automotriz que se salió de control.

Tras los choques, un grupo de trabajadores intentó encerrar en una sala a ejecutivos de la empresa, algunos de los cuales se hicieron los muertos para salvar la vida.

El fallecido fue identificado como Awanish Kumar Dev (jefe de Recursos Humanos de la fábrica)  y 91 trabajadores fueron arrestados acusados de asesinato, y más de 50 personas resultaron heridas, entre ellas 40 ejecutivos y directivos de la fábrica de automóviles.

Durante la protesta se produjo un incendio que, según la sentencia, fue provocado por los trabajadores, en el que murió el jefe de Recursos Humanos de la firma y que afectó a parte de la planta automovilística.

Además, un centenar de personas resultaron heridas en la revuelta.

La policía india además acuso a los trabajadores protagonistas de la rebelión de tener vínculos con los naxalitas y concretamente decían que el PCI (Maoísta) contaba con bases en la ciudad.

En un comunicado publicado en 2012, Maruti Suzuki aseguró que los altercados no se debían a problemas en las relaciones con los empleados por cuestiones de salarios o condiciones de trabajo, sino que era un "acto de violencia colectiva orquestado" desde fuera.

Maruti Suzuki es el fabricante de coches líder de ventas en la India y produce 1,5 millones de vehículos al año, según datos de la compañía.
 
 
----------